Escudo de la República de Colombia
   

Bogotá: ¿lecciones de gobierno para la izquierda?

 

André Nöel Roth
Artículo publicado originalmente en el portal de opinión Palabras la Margen

Como ocurre en muchas ciudades grandes, la izquierda tiene allí mayores posibilidades de encontrar votos “progresistas” y, por lo tanto, tener experiencias de gobierno. Ciudades como México, Lima, Nueva York, París, Zurich o Porto Alegre están o han estado gobernadas por representantes de partidos de izquierda o progresista mientras que, a nivel nacional, los gobiernos se encontraban en manos de partidos de derecha. Las experiencias de gobierno local, cuando son percibidas como exitosas, pueden ser una etapa importante para la conquista electoral del poder a nivel nacional. Bogotá no es entonces una excepción.

En esta última década la capital colombiana experimentó así tres alcaldías “progresistas” (o consideradas como tal) en un país que nunca ha tenido gobiernos nacionales afines al progresismo o a la izquierda. Bogotá tuvo en Luis Eduardo Garzón, Samuel Moreno y Gustavo Petro tres experiencias “progresistas” pero que reflejan cada una un estilo y una sensibilidad de izquierda diferente. Sin embargo, a pesar de las diferencias, estas tres alcaldías se desarrollaron en un contexto político institucional relativamente similar: ninguno de estos tres alcaldes (cuatro si incluimos también a Antanas Mockus) tuvo la oportunidad de gobernar disponiendo de una mayoría política en la rama legislativa, es decir en el Concejo de Bogotá. Y allí aparecen los diferentes estilos personales de los mandatarios para sortear esta dificultad político-institucional con el fin de obtener la gobernabilidad necesaria (aprobación del Plan de Desarrollo y del presupuesto) para desarrollar y administrar los proyectos de la ciudad. Ante la dificultad política para obtener el aval del Concejo para la financiación de las políticas, se puede ver con bastante claridad cuatro estilos personales que desembocan en cuatro estrategias políticas diferentes. Mockus decidió no gastar el dinero, Garzón negoció acuerdos con las fuerzas políticas opositoras en un intento conciliador de gana-gana (¿o miti-miti?), Moreno compró el apoyo aceitando con dinero público y contratos y, finalmente, Petro intentó gobernar a punta de golpe de opinión, de forcejeo y de juego con las normas formales e informales establecidas. Cuatro estrategias, cuatro culturas políticas alternativas o de izquierda.

Mockus, el purista, no se ensució las manos con grandes proyectos infraestructurales y prefirió dedicarse a fortalecer aspectos de cultura ciudadana e intentar gobernar llamando al civismo, a la educación y a la buena voluntad de los ciudadanos con reconocido éxito. Eso tiene la ventaja de no costar demasiado: Mockus como profesor magistral y Bogotá como aula. Es el arquetipo de una centro-izquierda postliberal basada en la educación y la cultura.

Garzón, el pragmático, representa una línea socialdemócrata considerada como “responsable” y realista. Su experiencia y cultura sindicalistas le sirvieron para lograr negociar una gobernabilidad mediante la renuncia a sus valores de izquierda, limitándose a ejecutar programas sociales asistencialistas para los más débiles, enarbolados en un discurso de derechos sociales. Su experiencia gerencial terminó por convencerlo de las equivocaciones del pensamiento de izquierda y hacerlo adherir al social-liberalismo (el “realismo”). Éste consiste en aceptar y priorizar los valores de la economía neoliberal con algunos leves correctivos sociales.

Moreno, como politiquero tradicional que siempre ha sido, hizo lo que su familia política de origen le enseñó: la política y el voto son como cualquier negocio, se compran y necesitan clientes. Se dedicó entonces a satisfacer tanto una clientela, siempre más exigente, como a sí mismo, en una lógica digna de los oligarcas postsoviéticos. A cambio de estos favores, obtuvo cierta gobernabilidad para hacer algunas obras de infraestructura y gobernar al estilo izquierda caviar con cuenta bancaria en islas caribeñas.

Petro, el ideólogo, quien denunció exitosamente las derivas corruptas del anterior alcalde, pensó que podía gobernar proyectos de corte socialdemócrata y ambientalista (servicios públicos bajo control público, peatonalización y priorización de transporte público) con la misma fórmula con la cual construyó su popularidad desde el Congreso de la República: a punta de discursos entre denuncias y grandilocuencia de tipo caudillista, sumadas a la gesta y manipulación populistas. Como alcalde se la pasó haciendo anuncios de proyectos y políticas interesantes, que no pudo cumplir luego. Tal vez demasiado influenciado por un cierto discurso posmoderno culturalista, pensó que el verbo le podía todo. En su megalomanía pensaba incluso que nadie podía sucederle, hasta que su “partido” consideró útil presentar tanto una terna para la transición como un candidato para la elección atípica de Bogotá para intentar preservar lo que se pueda de capital político.

Sin negar importantes avances en políticas sociales y derechos para las minorías, así como en algunos aspectos de planeación y una tímida apertura hacia una mayor participación ciudadana (y seguramente en otros temas no tan mediatizados), esta década de gobierno de izquierda nos muestra una cosa: la izquierda colombiana no ha reflexionado lo suficiente para entender qué significa (y qué implica) aceptar gobernar desde una posición minoritaria y en un contexto normativo y cultural moldeado desde décadas por la lógica neoliberal, clientelista y crecientemente corrupta. Las condiciones, limitaciones y posibilidades del contexto político y normativo colombiano para el desarrollo de un “socialismo” municipal, no han sido suficientemente analizadas y pensadas. Igual de grave aún, tampoco existe por parte de la izquierda una reflexión seria sobre qué significa la administración pública en el siglo XXI y cuáles son los retos de la democracia participativa para la gestión pública. Así, en vez de desarrollar un proyecto innovador hacia una nueva gobernanza participativa y popular, la izquierda colombiana, en estos aspectos, no ha salido en los hechos del pensamiento taylorista de Lenin y de la lógica autoritaria “top down” o de comando y control. Para la gran mayoría de la izquierda colombiana siempre parece que el fin justifica los medios, y que la labor administrativa es simplemente técnica. Lo único importante siendo, según eso, quién ostenta el poder político: el líder lo es todo.

En este sentido, Petro le hizo un favor grande a la derecha colombiana: logró deslegitimar la capacidad de gestión de la izquierda en el gobierno. Pensó que podía enfrentar las fuerzas políticas, administrativas, económicas y mediáticas contrarias con discursos y ligereza (como mínimo) jurídica y administrativa. No se puede reclamar un respeto estricto al Estado de Derecho, y rechazar su lógica cuando sus normas no le convienen. A fortiori conociendo a sus enemigos.

Imaginemos un momento el caso inverso: Petro Procurador y Ordoñez Alcalde con un proyecto de una Bogotá teocrática. ¿No hubiera Petro usado hasta el límite sus poderes legales para hacer caer a Ordoñez? Aceptar gobernar en estas condiciones no tan favorables (en particular sin mayoría política) implicaba respetar las reglas de manera ejemplar e intentar cambiar las normas o hacer gala de creatividad jurídica para blindar sus políticas. Finalmente, el verbo de Petro fue vencido por otro discurso: el discurso jurídico. Aquí no hubo ni golpe de Estado ni impostura. Lo que hubo es una falta de inteligencia política por parte del mandatario local. Petro, como suele ocurrir frecuentemente con los que están convencidos de tener la verdad, consideró a todos sus contradictores y críticos, de derecha y de izquierda, como traidores, golpistas, corruptos, retrogradas o capitalistas oligarcas sin vergüenza. Como detentor de la verdad, actuó como los virreyes españoles: acatar las normas sin cumplirlas. Se fue aislando y duró hasta que le llegó el gran inquisidor. Los medios y normas que el Estado de Derecho colombiano tiene dispuesto no eran los más favorables para su proyecto político, desconocerlos fue el “papayazo” que esperaban sus enemigos. Petro no fue víctima de un golpe de Estado o de un complot de la burguesía, sino víctima de su propia ambición y ceguera política en un contexto de disputa ideológica y de intereses económicos acérrima. Privilegió la disputa ideológica y los proyectos a largo plazo y menospreció la gestión de los mediano y corto plazos para resolver algunos de los problemas urgentes de la población bogotana: movilidad y seguridad. Eso no le da derecho a arroparse de mártir.

Si la izquierda colombiana quiere gobernar en el Estado de Derecho contemporáneo, es preciso que reflexione y diseñe una estrategia creíble en el contexto real. Y requiere que, en vez de saltarse las normas inconvenientes, busque construir los movimientos y las alianzas políticas necesarias para modificarlas. El episodio Petro habrá por lo menos puesto en evidencia lo absurdo del diseño legal que le ofrece poder absoluto a la Procuraduría.

   

2013 Entre la movilización popular y la recomposición del poder de la derecha

 

Sergio Ayala Ruiz

Un balance general del escenario político del año pasado podría ofrecernos, de forma general, una caracterización doblemente definida: por un lado, en términos de una situación de auge de la movilización social producto del descontento del proyecto económico de la élite que domina el país y en el marco de una serie de coyunturas históricas. Por otro, en cuanto a las fluctuantes divisiones entre dicha élite dominante fragmentada entre el Uribismo, vocero de la más radical derecha colombiana, y el Santismo, representante de una derecha con coqueteos hacia la “tercera vía”. Esta situación de agitación habría generado marcos de oportunidad para el posicionamiento de nuevas agendas que canalizasen una opinión pública con coyunturas inestables. Es así como el Centro Democrático arremetió buscando recoger afinidades uribistas y sentimientos de derecha radical. Pese a ello, los distintos sectores del movimiento social y la izquierda política buscaron también aprovechar estos marcos de oportunidad. Es posible afirmar entonces que a lo largo de un año de agitaciones políticas y económicas, la derecha – tanto la santista como la uribista – buscó recomponer su legitimidad y traducirla nuevamente en mecanismos sólidos de hegemonía. La movilización popular, a su vez, pretendió no sólo evitar esta recomposición sino hacer de la agitación un potencial motor de disputa en la correlación de fuerzas de la política colombiana.


El 2013 arroja una serie de circunstancias políticas, económicas y socialmente sacudidas, con efectos concretos en el panorama nacional. Es un año en el cual las locomotoras económicas y sociales del gobierno de Santos juegan cartas de ambiciosas pretensiones, pero así mismo encuentran desfases de realidad que implican inflexiones en su –esperado por el gobierno- normal desarrollo. La reforma a la Salud, la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos, las precisiones jurídicas para un buen curso de la locomotora minera, entre otras, fueron las apuestas enérgicamente buscadas por el gobierno. Cada uno de ellas, no obstante, tuvo un correlato de descontento popular traducido en grandes procesos de movilización y resistencia, de magnitudes históricas y de consecuencias visibles para el desarrollo de la política económica de las élites colombianas a lo largo del año. Allí se circunscriben el paro agrario, los paros gremiales y de trabajadores y las distintas movilizaciones que el país tuvo la oportunidad de presenciar. Otro acontecimiento de fundamental importancia lo constituye el fenómeno de levantamiento popular dado en Bogotá a partir del proceso de destitución de Petro en los albores de diciembre, con el cual se desplegaron fuertes cuestionamientos (traducidos en movilización) sobre las estructuras políticas de la democracia Colombiana.

Las implicaciones en términos políticos y de opinión pública de este nuevo auge de movilizaciones no pueden ser desestimadas. Al dar una mirada a una dinámica de movilización social que al menos en la última década ha sido invisibilizada y puesta en un rango marginal, además a merced de la violencia, la persecución, la represión y la estigmatización, es posible asignarle a un año de fuertes e importantes conmociones el rango de “histórico”. Así, el carácter masivo de las movilizaciones y la acogida que encontraron éstas en un sentimiento generalizado de clamorosa indignación por parte de lxs colombianxs, hizo manifiesta la posibilidad de que los cambios en la correlación de las fuerzas políticas del país - hegemónicas y disidentes - respondan innegablemente a variables procesuales pero son también marcados de forma contundente por dinámicas coyunturales.

Al lado de todo lo anterior, las fracturas en las élites fueron igualmente visibles y se canalizaron a través de la confrontación Santos/Uribe. De cara a la inestabilidad, el reclamo de la energúmena derecha Uribista por el mando firme del país se tradujo en todo un movimiento de oposición política abanderando un discurso inclemente y reactivo. Aunque en materia económica los dos proyectos compartiesen una misma base, hubo diferencias políticas con una alta capacidad de disociación, particularmente en términos de la relación con la insurgencia y el conflicto armado desde el gobierno. De hecho, como marco de todo lo hasta aquí mencionado, una situación histórica daba curso a las discusiones políticas y a la organización y re-organización de los grupos de poder en cuanto a sus posiciones y sus mecanismos de búsqueda de la hegemonía: el proceso de Paz entre el Gobierno y las FARC.

La situación de división de la derecha podría leerse como un arma de doble filo para el movimiento social y la izquierda política en el país. Aunque vendría a significar un posible debilitamiento del proyecto de país de las élites a partir de la división de sus representantes, el hecho de que los sentimientos de oposición a los errores del gobierno de Santos fuese canalizado por el ala radical del uribismo constituía (y aún hoy constituye) un grave peligro. Allí se vislumbra un complejo limbo en donde el aprovechamiento de los sacudones vendría a definir de forma determinante nuevas posiciones en la correlación de fuerzas o a afianzar aún más sólidamente viejas estructuras de dominación.

Dentro de todo lo anterior hay un elemento que no puede ser pasado por alto y es que la economía en tanto punto de articulación de las reivindicaciones de la movilización popular a nivel nacional cobra un papel mucho más importante y visible en las reivindicaciones. Aunque las movilizaciones de Petro tuvieron un caríz principalmente político en términos de la oposición al procurador (como representante de un proyecto), la mayoría de las reivindicaciones de las coyunturas de agitación a nivel nacional tuvieron finalidades económicas.

En términos generales, y aunque al movimiento social y la izquierda política les quede aún un largo camino de posicionamiento, desde el carácter en buena medida y en muchos ámbitos minoritario y desde la invisibilización, la violencia y la represión, el 2013 fue proveedor de elementos favorables para empezar a situar cada vez más fuertemente un proyecto de país alternativo.

Luego de este breve recorrido, podemos establecer que el año pasado arroja entonces un inusitado escenario de férreo neoliberalismo (específicamente extractivista y financiarizado para el caso colombiano), de agitada movilización popular y búsqueda del del posicionamiento de un proyecto de país distinto por parte del movimiento social colombiano y de la izquierda. Pero, así mismo, implicó formas de reorganización y recomposición del poder de clase de las élites en el marco de una confrontación en términos generales dicotómica. El movimiento social colombiano y la izquierda política tienen grandes retos en esta línea, y es allí en donde cobran sentido espacios de concertación y búsqueda de la unidad como la Cumbre Agraria y popular a desarrollada en el mes de marzo, el Encuentro Nacional de Unidad Popular a finales de Febrero, los espacios de confluencia para generar posiciones críticas pero estratégicamente situadas respecto al proceso de paz, entre otros. El agitado 2013 ofrece insumos para que entre la búsqueda de la recomposición del poder de la clase dominante y el auge de las luchas populares vengan tiempos de largas y cambiantes disputas.

 
 

INCENTIVOS INSTITUCIONALES

 

• Prográmese desde ya para el próximo seminario internacional Marx Vive, a realizarse el 14, 15 y 16 de mayo próximos. Espere pronto toda la información sobre programación, participantes y lugar de realización del evento.

 

CONVOCATORIA DEL PROGRAMA NACIONAL DE INTERNACIONALIZACIÓN DEL CONOCIMIENTO 2013 – 2015

 

CONVOCATORIA DEL PROGRAMA NACIONAL DE INICIACIÓN EN INVESTIGACIÓN, CREACIÓN E INNOVACIÓN DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA 2013 – 2015

 

CONVOCATORIA DEL PROGRAMA NACIONAL DE PROYECTOS PARA EL FORTALECIMIENTO DE LA INVESTIGACIÓN, LA CREACIÓN Y LA INNOVACIÓN EN POSGRADOS DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA 2013 – 2015

 

CONVOCATORIA PARA ASIGNACIÓN DE BECAS DE DOCTORADOS NACIONALES OTORGADAS POR COLCIENCIAS 2014

 

CONVOCATORIA DEL PROGRAMA NACIONAL PARA LA CONFORMACIÓN DEL BANCO DE PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN, CREACIÓN E INNOVACIÓN DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA 2013-2015

 

PROGRAMA NACIONAL DE DIFUSIÓN DEL CONOCIMIENTO MEDIANTE EVENTOS DE INVESTIGACIÓN, CREACIÓN E INNOVACIÓN 2013 – 2015

 

CONVOCATORIA DE LA ESCUELA INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN 2013 – 2015

 

CONVOCATORIA DEL PROGRAMA NACIONAL PARA LA VISIBILIDAD INTERNACIONAL DE LA PRODUCCIÓN ACADÉMICA MEDIANTE EL APOYO PARA TRADUCCIÓN O CORRECCIÓN DE ESTILO DE ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN 2013-2015

 
 
 

BECAS Y ESTUDIOS EN EL EXTERIOR

 

• Colciencias tiene abiertas cuatro convocatorias para adelantar investigaciones en más de 13 países.

 

Se trata de convocatorias de movilidad internacional que tienen como objetivo apoyar la movilidad internacional en el marco de proyectos de investigación e innovación entre investigadores colombianos de las Entidades del SNCTI que estén ejecutando proyectos de investigación e innovación con pares en países como Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Reino Unido, Brasil, Chile, Argentina, Corea, China, Japón y Singapur.

 
 
 

• Becas internacionales para programas de investigación doctoral en Nueva Zelanda 2014, NZIDRS

 

El NZIDRS provee los costos de matrícula y una beca de subsistencia hasta por 36 meses para estudiantes internacionales para cursar estudios de doctorado en universidades en Nueva Zelanda. Los costos cubiertos por el NZIDRS cubre una beca de subsistencia anual por NZ$25.000 o mensual por NZ$2083.33 durante 36 meses, además de un seguro medico hasta por NZ$600 anuales, por tres años.

 

La fecha límite de inscripción es el 15 de julio de 2014.

 
 

• Convocatorias del Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD)

 

Becas de doctorado en programas estructurados en todas las áreas de conocimiento: a través del programa Graduate School Scholarship Programme (GSSP), el DAAD financia becas para doctorandos internacionales que quieren realizar programas elegidos estructurados de doctorado. La lista de los programas elegidos se encuentra en el enlace adjunto. Las convocatorias para estas becas se publicarán pronto directamente a través de los programas mismos.

 

Convocatoria DAAD-Colfuturo 2014 (maestrías y doctorados en Alemania): El Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD), a través de un convenio con Colfuturo, apoya a colombianos que quieran realizar estudios de posgrado (maestría o doctorado) en Alemania. El DAAD ofrece ayudas económicas adicionales en forma de beca a los beneficiarios del Programa Crédito Beca de Colfuturo (PCB). El programa apoya estudios de posgrado en Alemania en todas las áreas del conocimiento en alemán o en inglés. Para participar en este programa, los interesados deben tramitar la solicitud de apoyo a Colfuturo de acuerdo con las instrucciones de la convocatoria del Programa.

 

Consulte aquí, más información sobre becas de estudios en Alemania.

 
 
 

Varios

 

• Programa de becas OEA

 

• Convocatoria de proyectos 2014, Programa regional Francia, América Latina y el Caribe, PREFALC

 

• Proyectos de Doctorado Kelvin Smith 2014-2015, Universidad de Glasgow

 

• Government Scholarships – Developing Countries 2014-2015 (Czech Republic)

 

• Oportunidades laborales en el Banco Mundial

 

• Beca OEA

 

Beca de pasantía hasta por 1 año para un estudiante de doctorado extranjero (ciudadano de un país miembro de la OEA) en un doctorado de Uniandes. Mayores informes:posgradoscpol@uniandes.edu.co

 

• Becas Erasmus Mundus en Europa

 

• Convocatoria para politólogos y politólogas de Eurasia Group

 

• Programas de becas Fullbright Colombia

 

• Ayuda financiera para estudiantes de doctorado en la Central European University en Budapest

 

• Fundación Botín

 

• Simposios Internacionales del International Peace and Security Institute

 

• Becas para intercambio de profesores y estudiantes en la Universidad de Sao Pablo

 

• Pasantías y prácticas en la Unión Europea

 
 
 

OPORTUNIDADES

 

• Participe en el Congreso Internacional en Pensamiento Latinoamericano: “Una mirada desde las Ciencias Humanas y Sociales"

 

La Corporación Universitaria Minuto de Dios, Seccional Bello, se complace en invitarlos al Congreso Internacional en Pensamiento Latinoamericano: “Una mirada desde las Ciencias Humanas y Sociales”, a realizarse durante los días 20, 21 y 22 del mes de octubre de 2014 en nuestra Sede.

 

El Congreso pretende propiciar un diálogo de saberes para la generación de posturas críticas con el fin de fortalecer los espacios académicos de nuestras universidades. En este sentido, su participación en el Congreso significa una gran oportunidad para la integración y creación de redes institucionales.

 

En espera de una pronta y positiva respuesta de contar con su grata participación.

 
 
 

• Invitación a publicar, Revista Íconos

 

Dossier: DIÁLOGOS DEL SUR. CONOCIMIENTOS CRÍTICOS Y ANÁLISIS SOCIO-POLÍTICO ENTRE ÁFRICA Y AMÉRICA LATINA

 

Coordinación: Cristina Cielo, FLACSO Ecuador; Verónica Gago, Universidad Nacional de San Martín y Universidad de Buenos Aires; y Jorge Daniel Vásquez, Universidad Central del Ecuador

 

Recepción de artículos: desde el 21 de abril hasta el 9 de mayo de 2014

 

Publicación: enero 2015

 

Envío de artículos: revistaiconos@flacso.edu.ec

 
 
 

AGENDA CULTURAL Y DE INTERÉS

 

• Colección bibliográfica Springer e-Books

 

La Dirección Nacional de Bibliotecas informa que se encuentran en prueba las colecciones de Springer eBooks (2005 a 2014).

 

Las áreas de conocimiento incluidas son: arquitectura y diseño; astronomía; ciencias biomédicas; negocios y gestión; química; ciencias de la computación; ciencias de la tierra y geografía; economía; educación e idiomas; energía; ingeniería; ciencias ambientales; ciencias de la alimentación y nutrición; derecho; ciencias de la vida; materiales; matemáticas; medicina; filosofía; física; psicología; salud pública; ciencias sociales; y estadística.

 

Para acceder a las colecciones, ingrese al portal del SINAB → Recursos bibliográficos → Bases de datos → S → Springer-Books

 
 
 

• Herramienta bibliográfica Pivot

 

La Dirección Nacional de Bibliotecas invita a la comunidad universitaria a consultar, en Recursos Bibliográficos → Herramientas bibliográficas, la herramienta Pivot.

 

Pivot proporciona conexiones globales y locales que fortalecen la investigación, buscando nuevas vías de financiación y colaboración para los profesores, los investigadores y estudiantes. Con esta herramienta, la comunidad de la Universidad Nacional de Colombia podrá tener acceso a una amplia base de datos de las diferentes convocatorias internacionales para la financiación de investigación, eventos académicos, pasantías, entre otros.

 
 
 

 

• Boletina Semanal, Escuela de Estudios de Género, Universidad Nacional de Colombia

 

En este link, podrá consultar la boletina de la Escuela de Estudios de Género de la Universidad Nacional de Colombia, que cuenta con una nueva edición cada semana.

 
 
 

• Descargue el nuevo el manual de la Nueva Gramática de la lengua española

 

• Dictionario Linguee de idiomas

 

• Obras completas de Michel Foucault, para descargar

 

• Cinemateca Distrital, Programación

 

• Programación diaria, UN Radio

 

• Programación, Museo Nacional de Colombia

 

• Con este video HRW denuncia la situación en Buenaventura

 

• Ellos le dijeron Sí a la paz

 

Vea el documental sobre el proceso de paz entre el gobierno de Cesar Gaviria y el grupo guerrillero M-19

 

• No hubo tiempo para la tristeza, documental

 

El documental No hubo tiempo para la tristeza cuenta por qué Colombia ha sido escenario de un conflicto armado durante más de 50 años y cómo los ciudadanos han sobrevivido a este largo periodo de violencia.

 

• Escuche en este link de la UN Radio, la presentación de la tesis laureada de Fernanda Espinoza, sobre la trayectoria del movimiento político A Luchar.

 

• Se abrió convocatoria “Comunica en Paz”

 

Hasta el próximo 30 de mayo estará abierta la convocatoria “Comunica en Paz”, donde los colombianos podrán enviar sus audios o videos de máximo un minuto.

 

La Unidad de Medios de Comunicación (Unimedios) y el Centro de Pensamiento y seguimiento al Diálogo de Paz de la Universidad Nacional de Colombia, con el apoyo del Ministerio de Cultura, consideran necesario fortalecer los procesos de apropiación ciudadana sobre el tema de la paz.