escudo
escudo colombia
Departamento de Ciencia Política
Boletín "El Muro No. 1"
inicio
sedes
correo
pd
Mapa del sitio
 

~ EL MURO, boletín electrónico del departamento de Ciencia Política - UN ~

   

Nace EL MURO, boletín electrónico del departamento de Ciencia Política-UN. El porqué de un nombre

 

"Ir a hacer pintas", llaman los estudiantes de la Universidad Nacional al hecho de grafitear. La "pinta" o grafiti, que es expresión espontánea, libre y transgresora, no solo en su contenido sino en su forma, es decir, en el procedimiento que conduce a su cristalización. Mas ¿dónde se estampan las pintas y adquieren sentido y presencia si no es en los muros? El muro, pues, como el lugar a guisa de pizarra o valla sin el cual la pinta no puede aparecer públicamente y, por ende, se queda huérfana de visibilidad y potencia comunicativa. No hay pintas sin muros y, en ese contexto, EL MURO electrónico que hoy está poniendo en circulación el Departamento de Ciencia Política-UN es el imprescindible correlato espacial de la voz, el sitio llamado a recibir y proyectar la interlocución libre entre los miembros de nuestra comunidad politológica: estudiantes, profesores/as y egresados/as que desde ya están convocados/as a estampar su pinta, a asumir el reto de alimentar la discusión colectiva. En efecto, EL MURO no está pensado como órgano institucional que informa de arriba a abajo, sino como vehículo comunicativo de doble vía entre todos los politólogos y politólogas de la Universidad Nacional. En tal sentido, si nos atuviéramos a las referencias mitológicas introducidas por el joven Walter Benjamin en sus investigaciones sobre el lenguaje, diríamos que la palabra que propone EL MURO no es la del "lenguaje de los humanos", reducido a la función informadora, sino la del "lenguaje paradisíaco", que conserva su poder comunicador y creador (donde creador, significa, entre otras cosas, cuestionador de lo dado).

Pero se nos dirá: ¿acaso la idea del muro no alude a la de la barrera, a la del límite y la clausura panoptista del horizonte, al encerramiento del espíritu que quiere ser libre? ¿Acaso el muro no es el hermano gemelo de "la pared" pinkfloydiana? Pues bien, he ahí la paradoja dialéctica que enriquece aún más el sentido de nuestro nombre, de nuestra aspiración a ser EL MURO: lo que según el relato de The Wall era ante todo sofocante cerrazón (amén de aquella prosaica condición del lugar común, del ser solo "otro ladrillo en la pared"), se transforma, por vía del mensaje que en él descaradamente se plasma, en apertura de la visión y la imaginación, en muro permeado y transparentado, que apunta hacia el otro lado.

Así las cosas, en un marco de significado y propósito como los antedichos, se erige con la presente edición EL MURO. Y su erección esgrime un reto: porque es a ustedes a quienes corresponde ahora hacer las "pintas".

   

Universidad y problemas nacionales: el cierre del
conflicto armado

 

Alejo Vargas Velásquez
Profesor Titular Departamento de Ciencia Política

Siempre se ha debatido que la Universidad, además de sus funciones misionales de formación e investigación, tiene la responsabilidad, dentro de lo que comúnmente denominamos extensión, de buscar incidir en los grandes problemas nacionales.

Por ello considero de la mayor importancia que nuestra Universidad, una vez conocidos los acuerdos entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP, que constituye un punto de clivaje en la agenda política y social del país y abre la puerta a la posibilidad de dar fin a este prolongado enfrentamiento armado interno, una de las mayores problemáticas que ha afectado al país y a la región durante las últimas cinco décadas, haya propuesto crear el "Centro de Pensamiento y Seguimiento a los Diálogos de Paz", buscando que la Universidad Nacional, como Universidad del Estado y de la Nación, no permanezca indiferente a este proceso, o actuar tan solo como observadora. Por el contrario, se trata de reconocer que a partir de la investigación y el conocimiento acumulados, la academia tiene mucho que aportar a este proceso, desde la caracterización de las problemáticas a ser abordadas en el marco de las conversaciones, hasta la formulación de propuestas viables para la resolución de éstas y en lo relacionado con el desafío del postconflicto, con base en una perspectiva plural y democrática, como es nuestra Universidad.

Por lo anterior, cobra sentido y es fundamental que este Centro de pensamiento, haya planteado los dos grandes objetivos iniciales: 1) acompañar y producir documentos de política, conocidos como 'policys papers' en las temáticas que hacen parte de la agenda de diálogo (Política de desarrollo agrario e integral, participación política, fin del conflicto, solución al problema de las drogas ilícitas y víctimas y verdad); 2) constituir y propiciar espacios de reflexión y debate que no solo convoquen a la academia, sino a los diversos sectores de la sociedad civil, y realizar un seguimiento a las conversaciones.

Posteriormente, la 'Mesa de Conversaciones' de La Habana, en un reconocimiento a esta temprana iniciativa y por supuesto a la trayectoria de nuestra Universidad, nos han encargado la responsabilidad de organizar, junto con la Oficina de Naciones Unidas en Colombia, el primer espacio de participación con el Foro denominado Política de Desarrollo Agrario Integral (Enfoque Territorial), para que la Mesa reciba insumos y propuestas provenientes de la participación ciudadana. Y estamos haciendo este encargo con la mayor responsabilidad.Posteriormente, la 'Mesa de Conversaciones' de La Habana, en un reconocimiento a esta temprana iniciativa y por supuesto a la trayectoria de nuestra Universidad, nos han encargado la responsabilidad de organizar, junto con la Oficina de Naciones Unidas en Colombia, el primer espacio de participación con el Foro denominado Política de Desarrollo Agrario Integral (Enfoque Territorial), para que la Mesa reciba insumos y propuestas provenientes de la participación ciudadana. Y estamos haciendo este encargo con la mayor responsabilidad.

Este Centro de Pensamiento sobre la Paz, debe seguir siendo un escenario muy importante de análisis y reflexión, especialmente aunque no únicamente para los politólogos, en la medida en que permite no sólo poner en práctica el análisis político, sino adicionalmente propiciar reflexiones teóricas acerca de lo que significa para la sociedad colombiana, el entorno regional andino, suramericano y latinoamericano, una culminación exitosa de este esfuerzo de cierre concertado del conflicto interno armado. Y muy seguramente, a mediano plazo, adelantar procesos investigativos que permitan recoger y reflexionar sobre esta experiencia nacional.

Los colegas del Departamento de Ciencia Política han venido jugando un rol muy importante en el desarrollo de esta iniciativa –también de otras dependencias de nuestra Universidad- y esto hay que saludarlo, así como la representación estudiantil y los Directivos de nuestra Facultad. Creo que sin perder, ni por un momento la conexión con la realidad, estamos frente a una posibilidad de efectivamente empezar a dejar atrás el período de violencia política que marcó el último medio siglo colombiano y eso es una extraordinaria posibilidad para nuestro país.

P.D. Felicitaciones a la dirección de nuestro Departamento de Ciencia Política por esta iniciativa de comunicación.

   

Construyendo una nueva educación para un país con soberanía, democracia y paz

 

Isaura Lorena Aragón M.
Representante estudiantil Ciencia Política

Construir una educación diferente en el marco de las movilizaciones y de las distintas iniciativas programáticas y organizativas, ha sido la tarea que ha venido desarrollando el movimiento estudiantil colombiano desde el año 2011, que con la construcción de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil, la articulación en este espacio de diferentes escenarios organizativos, multitudinarias movilizaciones que alteraron el esquema establecido de las marchas estudiantiles adornándolas de creatividad, ingenio y esperanza, logró tumbar la reforma educativa del gobierno Santos y ponerse a la tarea de crear una ley alternativa de educación superior para el país.

Sin embargo, esa no es una tarea fácil y ha impuesto nuevos retos al movimiento estudiantil, pues más allá de crear un articulado con nuestra propuesta basada en el programa mínimo y más allá de los aportes hechos en el encuentro social y popular realizado a mediados de este año (cuyas diversas comisiones académicas recogieron insumos de todo el país, caracterizando la educación superior como un bien común y un derecho fundamental, fundada en principios de gratuidad, autonomía y dignidad educativa, entre otros), también se trata, a partir de estos avances, de materializarlo en la cotidianidad, construyendo los programas y carreras en las distintas universidades.

En el caso de la facultad de derecho y ciencia política de la Universidad Nacional de Colombia (caracterizada por la discusión y el debate político, por ser no solo un crisol de las diferentes perspectivas emanadas por las y los estudiantes, sino un centro de pensamiento crítico y un referente de opinión frente a diferentes temáticas), se han venido desarrollando múltiples escenarios en los que día a día intentamos apostarle al cogobierno y a una construcción democrática de universidad. Entre esos espacios, se encuentra la MADEPO (Mesa amplia de derecho y ciencia política) en la que se coordinan diversas propuestas de actividades, jornadas de movilización, difusión de la propuesta alternativa, construcción programática y que, a mediano y largo plazo, se vislumbra como ese referente organizativo de unidad y participación en la toma de decisiones de los miembros de la comunidad educativa frente a distintos aspectos de la facultad. En ese sentido, se ha intentado articular al proceso de autoevaluación de la carrera de ciencia política y, a través de las representaciones estudiantiles, llevar a los cuerpos colegiados las diferentes inquietudes que se hagan manifiestas.

Sin embargo, aún hace falta mucho más trabajo y organización, para alcanzar esa verdadera participación y cogobierno, por lo que se hace necesario que el próximo año recojamos estos acumulados, profundicemos los niveles de organización y con la movilización contundente defendamos en las calles nuestra ley alternativa y fortalezcamos el movimiento estudiantil colombiano, entendiéndonos como parte del movimiento social y popular, que pasa por un momento protagónico, en el marco de los diálogos de paz entre el gobierno y la insurgencia colombiana, al ser nosotros los portadores de la llave de la paz construyendo propuestas y soluciones a las causas estructurales del conflicto, como lo es la construcción de un nuevo modelo de educación que apunte a un país con soberanía, democracia y paz.

   

Del capital social y la ciencia política: a propósito del relanzamiento de la Asociación de Politólogos de la Universidad Nacional de Colombia (APOUN)

 

Claudia Jimena Arenas Ferro
Politóloga

En el año 2006, de la mano de un primer proceso de acreditación de la carrera de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia y con el trabajo de algunos egresados de las primeras seis generaciones de politólogos de la carrera, surgió APOUN la Asociación de Politólogos de la Universidad Nacional de Colombia. Sin embargo su proceso fue lento, engorroso y finalmente a pesar de todas las buenas intenciones entró en declive. Quedó la figura jurídica y un proceso interesante de encuentro gremial de los politólogos de la universidad.

Uno de los autores que aborda el tema del capital social, Robert Putnam, plantea que los últimos años del siglo XX vieron un proceso de desarticulación de la sociedad norteamericana, con lo cual se fueron perdiendo a confianza y la reciprocidad, junto con la acción colectiva. En el caso colombiano, Jhon Sudarsky hace planteamientos similares, concluyendo por una parte que en Colombia la construcción de capital social ha entrado en crisis y por otra que una de las soluciones de la construcción de lo público en nuestra sociedad, es el desarrollo del capital social. Las asociaciones, agremiaciones, juntas comunitarias y similares son formas de organización que generan cierto tipo de capital social.

El desarrollo de APOUN refleja precisamente los procesos de crisis del capital a que hacen alusión Putnam y Sudarsky. No hubo acuerdo entre los politólogos egresados acerca de la pertinencia y necesidad de una asociación gremial, algunos pocos estuvieron interesados en desarrollarla e impulsarla, pero la mayoría mostró una inmensa apatía. Los retos y dificultades que supone el desarrollo legal y social de una organización, junto con el desconocimiento acerca de algunos requerimientos e implicaciones de las figuras jurídicas de asociación, se sumaron a la apatía llevando a que la participación no superara el 20% en los primeros momentos de agremiación.

A pesar de la apatía de la mayoría se abordaron preguntas relevantes: ¿Para qué nos organizamos? ¿Qué rol social debemos cumplir los politólogos de la universidad nacional? ¿Cómo nos organizamos de la manera más democrática posible? En su momento se definió que era un espacio de socialización, que servía para posicionar nuestra mirada acerca del país, desarrollar acciones a favor de una sociedad más justa y democrática y por supuesto ayudarnos a encontrar opciones laborales y de generación de ingresos. Además de esto, debía garantizarnos un cuerpo organizativo que nos representará ante la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales como egresados, para poder participar e incidir en los procesos de formación de los futuros politólogos y el posicionamiento de la carrera.

APOUN fue sucedido por intentos de reactivación de la asociación o desarrollo de nuevos procesos, que igualmente iniciaron con mucha energía y posteriormente se estancaron. En general se encuentra la tendencia a que los recién egresados, aun más articulados a la Universidad, promuevan el desarrollo de la agremiación, pero posteriormente con los cambios de intereses y focos de atención inmersos en el paso de estudiante a profesional ese interés se va perdiendo. Otro de los elementos que ha aportado a la relativa apatía de los politólogos por la organización ha sido la necesidad de comenzar a generar ingresos y la preocupación y dedicación del tiempo a la búsqueda y sostenimiento de esas fuentes de ingresos o empleo. Sin embargo yo lanzaría la tesis de que el principal reto al que nos enfrentamos es la crisis del capital social.

La organización gremial de los politólogos de la Universidad Nacional de Colombia es aun más pertinente que en 2006. Somos más, estamos en diferentes puntos y posiciones de la sociedad, el Estado, el sistema político, a nivel local, nacional e internacional y sin embargo no actuamos como colectivo, sino individualmente. El dialogo de la carrera con el país y el trabajo de sus egresados y egresadas resulta fundamental, no sólo para tener mayor capacidad de incidir sobre la realidad colombiana, sino para el proceso de formación de los actuales estudiantes de ciencia política.

La crisis del capital social sólo puede ser superada con el mismo desarrollo de capital social. Es decir la agremiación debe ser la que genere una energía centrípeta que atraiga a los actuales y futuros politólogos a participar en ella. Por ello lanzo un llamado a la Facultad de Derecho Ciencias Políticas y Sociales, la carrera de Ciencia Política, los estudiantes y principalmente a las politólogas y politólogos a reactivar la asociación y darle nuevamente vida. Tenemos la obligación frente a todos los procesos que nos afectan como país y como seres humanos de tomar posición, la asociación es una manera de hacerlo, busquemos la forma de superar los retos que implica organizarnos.

 
 

ANTONIO NEGRI EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL

 

El pasado 17 de noviembre arribó a Bogotá, invitado por la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional y por el Instituto Latinoamericano para una Sociedad y un Derecho alternativos (ILSA), el reconocido intelectual y activista político italiano Antonio Negri. El Departamento de Ciencia Política y sus grupos de investigación Teopoco y Theseus fueron el epicentro organizativo de esta visita, que se tradujo en tres conferencias de Negri, las cuales contaron con una acogida realmente multitudinaria. Dichas conferencias tuvieron lugar los días 19 ("Spinoza y Marx. Un diálogo contemporáneo"), en el Auditorio Virginia Gutiérrez; 20 ("La multitud en América Latina"), en el Auditorio Central de Economía; y, 21 ("Lo común: más allá de lo público"), en el Auditorio León de Greiff. Con ocasión de esta visita, que sin duda se constituyó en el acontecimiento académico del semestre en la sede Bogotá de la UN, se publicó por parte de la Facultad de Derecho y de ILSA (con edición del ex rector Victor Manuel Moncayo), el libro Marx, la biopolítica y lo común, que compila varios trabajos del autor, algunos de ellos inéditos.

 
 

2013-I: SEMESTRE DE LA AUTOEVALUACIÓN Y REACREDITACIÓN DE CIENCIA POLÍTICA

 

El próximo mes de julio de 2013 se vence el período de siete años durante el cual el programa de Ciencia Política fue acreditado en el año 2006. El equipo del departamento que viene trabajando en el documento de autoevaluación -instrumento que servirá como punto de partida del proceso- entregará sus resultados en el presente mes, a efectos de iniciar un amplio ejercicio de discusión con docentes, estudiantes y egresados/as. El producto de esas deliberaciones será la versión final del documento, el cual debe ser sometido a aprobación de la Dirección Nacional de Programas de Pregrado de la universidad, primero, y de la Comisión Nacional de Acreditación, del MEN, después. Será un semestre intenso y crucial para nuestro proyecto, al que desde ya los y las estamos invitando a participar activamente.

 
 

INTERCAMBIOS UNIVERSITARIOS 2012 DEL DEPARTAMENTO DE CIENCIA POLITICA Y LA RED INPAE

 

En el marco de actividades de intercambio universitario relacionadas con la Red Interamericana de Educación en Administración Pública INPAE, la profesora Patria Julnes, docente de School of Public Affairs de University of Baltimor, directora del programa de Doctorado en Administración Pública de este centro de enseñanza y reconocida académica con publicaciones en varias revistas internacionales de amplia trayectoria como Public Administration Review, desarrolló un conjunto de actividades programadas por el Departamento de Ciencia Política de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia.

La actividad de la profesora se llevó a cabo entre el 12 y el 15 de noviembre del año pasado, y correspondió a un conjunto de disertaciones relacionadas con "Sistemas de Medición de Desempeño: Accountability y Rendimiento en el Sector Público".

Este tipo de intercambios está articulado a la programación académica de la Especialización en Análisis de Políticas Públicas, y la Maestría en Políticas Públicas del Departamento, en un trabajo sistemático de movilidad profesoral con la mencionada red, que ha traído a nuestros claustro otros docentes como Cristian Pliskoff de la Universidad de Chile; Sonia Ospina de la Universidad Nueva York; y Gustavo Badía de la Universidad Nacional de Moreno, República Argentina.

 
 
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 No 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia